La facilidad con la que nuestros hijos aprenden a tocar la flauta

Cuando yo era pequeña lo que recuerdo de mi colegio es hacer mucha costura, iba a un colegio de monjas y allí nos enseñaban a coser a las mil maravillas, las de mantelerías a las que le habré hecho florecitas en casa, la verdad es que era un momento que a lo largo de la semana se agradecía sobre todo a las que le gustaban coser como a mí. Con el paso del tiempo eso se fue perdiendo, y de la costura se fue pasando a las manualidades, la verdad es que eran muy bonitas, recuerdo la cantidad de regalos que le hice a mi madre y que por cierto todavía conserva. Después a medida que he ido creciendo me he dado cuenta que todo va evolucionando y que ahora en muchos colegios las manualidades son para los más pequeños, o incluso las meten para el día de la madre o el padre, aprovechan y de esa manera tienen un bonito detalle.

Lo que sí me ha gustado es que en su lugar los niños pueden contar con unas bonitas clases de música, desde tercero de primaria los enseñan a tocar la flauta, un instrumento que así a voz de pronto no gusta mucho hasta que lo tienes en casa tu hija lo toca y entonces te das cuenta de lo maravilloso que puede ser escuchar una sintonía cualquiera que sea de la mano de una niña que sabe tocar la flauta tan bien. Es verdad que al principio les cuesta, puesto que deben saber colocar los dedos para las notas, pero una vez le cogen el tranquillo se convierte a mi modo de ver en su asignatura favorita, de hecho, puedo decir que en la clase de mi hija han conseguido hacer un grupo fuera de serie (modestia aparte). Lo único, es que hay que tener cuidado con el instrumento puesto que en nuestro caso se nos ha roto varias veces, la verdad es que ya ni me preocupa, puesto que he conseguido encontrar un sitio en el que las tienen a unos precios inmejorables, de la mano de https://www.selfpaper.com ya no me importa si se le rompe o la pierde, puesto que con un solo clic de ratón puedo conseguir que me las manden en menos de lo que tarda mi hija en tocar una melodía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *